Javier Bozzino

En la vuelta ibérica de 2011 aterrizamos en el aeródromo y dormimos una noche. Nos trataron de lujo, gente encantadora.